Una estrategia genial para hacer una oferta por una casa: piense como un vendedor

Con las altísimas rentas y las tasas de interés por los suelos, parece que es el momento perfecto para comprar. Sin embargo, hay un problema: no hay muchas casas por ahí. No es raro que un vendedor ponga a la venta una casa el viernes por la mañana y que el domingo por la noche tenga muchísimas ofertas para revisar.

¿Cómo sobresale un comprador entre la multitud? Puede que piense que se trate de "tener más dinero". Pero la oferta más alta es un sinsentido si el comprador no consigue un préstamo o si se echa atrás una semana antes de cerrar la venta. En lugar de eso, piense como un vendedor.

ways to win a bidding war

Obtenga el tipo de preaprobación correcta

Escoja al prestamista equivocado y podría reducir bastante sus posibilidades de conseguir la casa. Ignore a los prestamistas extraños de internet, los prestamistas generales de grandes bancos y de instituciones financieras que necesiten de 45 a 60 días para cerrar la venta. Necesita una carta firme de preaprobación de un prestamista respetable y local, alguien que dé la cara por usted.

Pague todo el anticipo que pueda

Un comprador que ofrece un adelanto cuantioso se percibe como alguien más cualificado, ¿verdad? No necesariamente, pero es lo que se percibe. Lo cierto es que un comprador con más efectivo en mano tiene todas las de ganar y tal vez esté dispuesto a dar algo más si la tasación se queda corta. La moraleja de la historia para usted: escriba la mayor oferta de pago que pueda realizar. Si consigue la casa, no se vuelva loco; hable con su prestamista para poder cambiar los términos si prefiere depositar menos dinero.

Sea rápido y ofrezca opciones

Un venta rápida ayuda al vendedor, ya que utiliza los ingresos de la venta de la casa para comprar una nueva. Permitir al vendedor subarrendar la casa durante un período de tiempo para hacer arreglos puede ayudarlo a conseguir la casa. Comience su búsqueda pronto y sea lo más flexible que pueda para cerrar la venta y conseguirla.

Pague al vendedor por las molestias

Algunos estados obligan al comprador a pagar un recargo de opción o por la debida diligencia al vendedor por el tiempo en que la casa está fuera del mercado. Este dinero no suele reembolsarse si el comprador cancela la compra por cualquier motivo. Ofrecer un recargo no reembolsable grande y un recargo de opción en un período corto de tiempo demuestra que usted se compromete a completar la venta.

Aprovecha al máximo el depósito de garantía

El depósito de garantía muestra su buena fe. Un vendedor quiere que usted se arriesgue a la hora de invertir. El depósito que realice será reembolsable cuando se cierre la venta, pero una buena suma de anticipo le dice al vendedor que usted de verdad desea comprar la casa.

Sea reservado con las contingencias

A las contingencias también se les conoce como cláusulas de "exención". Si se le deniega el préstamo, ya está fuera del trato; si la casa no pasa la inspección o no es asegurable, también estará fuera. Las cláusulas de exención pueden darse por muchos motivos, pero debilitan su oferta. Un vendedor necesita tiempo para hacer arreglos y mudarse. Saber que usted sigue dentro del trato, y no fuera, permite al vendedor que lo haga. Las contingencias existen por un motivo: para protegerlo. No obstante, tenga en cuenta también las necesidades del vendedor. Haga la lista de contingencias lo más corta posible y no las exija tan pronto.

No interrumpa los ingresos del vendedor

Vender una casa puede ser bastante caro. El vendedor es el responsable de pagar una comisión a un agente de bienes raíces (de un 5 % a un 7 % del precio de la casa), hacer reparaciones en la casa y pagar la póliza del título de propiedad del comprador, la garantía inmobiliaria y demás. Todos estos gastos, que no son baratos precisamente, disminuyen las ganancias del vendedor. Tenga en cuenta los gastos del vendedor cuando realice una oferta para aumentar sus oportunidades de conseguir la casa.

Resúmalo todo en una buena carta de presentación

Cuando vaya a presentar una oferta, realice un contrato claro y sencillo. Dígale a su agente que escriba una carta de presentación que le permita al vendedor saber quién es usted y por qué es el comprador más adecuado. Mantenga al mínimo las contingencias y sea flexible sin renunciar a su derecho de realizar las debidas diligencias. Trabaje con un agente con experiencia para que le ayude a evitar obstáculos y disminuya sus riesgos. Su agente debería luchar por beneficiarlo y así sacar mejor partido de su tiempo, dinero y esfuerzo.