Usted firmó un contrato con el vendedor. ¿Ahora qué sigue?

Realizó una oferta para la compra de una vivienda y el vendedor la aceptó. Según su contrato, este período (que, en algunos estados, se denomina “en custodia”) puede tener una vigencia de 30, 45 o 60 días, o incluso más.

Para usted, podría parecer que alguien le ha puesto un anillo: se ha efectuado una promesa y las preparaciones están en camino para el “gran día” (en este caso, la escrituración). Estar entusiasmado es bueno; estar preparado para cosas adicionales o no convencionales es incluso mejor.

Oferta de contrato de vivienda

La inspección de la vivienda revela problemas

Quizás, su inspector detecta marcas de agua en una pared del sótano, dos pies por encima del piso. No lo advirtió cuando fue a conocer la casa, pero el inspector dice que hay signos de un grave problema de inundación. Lo peor que podían decirle, ¿verdad? El gasto adicional de USD 12 000 en el que se debe incurrir para mitigar la inundación podría ser un factor que haga caer la operación si el vendedor no desea ajustar el precio.

Diversos problemas, en particular en las viviendas más antiguas, podrían suscitarse durante la inspección. Y eso es algo bueno. Es necesario que sepa a qué podría enfrentarse en términos económicos como propietario de una vivienda. Luego deberá tomar una decisión: ¿desea asumir los problemas, intentar que el vendedor le reconozca los gastos o salirse de la operación?

Las negociaciones con el vendedor se van a pique

El agente del vendedor le informa a su agente que no le van a reconocer los gastos incurridos por la reparación de las canaletas con fuga. Ya han rebajado el precio y no lo van a seguir bajando. “En ocasiones, las partes establecen un límite”, sostiene Pat Slechta, agente inmobiliaria de Coldwell Banker Residential Brokerage de Massachusetts. “La gente dirá ‘es una cuestión de principios’, pero siempre todo se reduce a dinero”. Slechta sostiene que, en casos como este, debe decidir qué es importante para usted. “A veces, es necesario perder la batalla para ganar la guerra. Tiene que preguntarse lo siguiente: ¿desea la casa o no?”.

Sus finanzas se vienen abajo

Durante el tiempo que transcurrió entre la preaprobación y la escrituración, ocurrió algo que saboteó la operación. Perdió el trabajo o quizás su pareja cargó un montón de gastos nuevos a las cuentas, lo que modificó su perfil crediticio. ¡Qué mala suerte! En este caso, hable con su agente de préstamos para ver qué sucedió y qué puede hacer al respecto. ¿Trabajar con un agente hipotecario? Bien, bien. Con acceso a miles de prestamistas y programas, un agente podría probar otras vías de financiamiento para usted o podría ayudarlo a ver cómo se puede solucionar el problema, si se trata de ahorrar más o de reparar su crédito.

La tasación arrojó un valor sumamente bajo

Se supone que la tasación la debe realizar un agente inmobiliario independiente y acreditado que conozca la zona. Se supone. Si la persona considera que el valor de la vivienda es bastante menos que el valor de compra, el banco no querrá prestarle el dinero. El banco no quiere terminar con una propiedad que valga menos que el dinero que se le debe. Usted tampoco quiere estar en esa situación: deber más de lo que vale su propiedad (tener un inmueble con un valor “sumergido” o “invertido”, como se dice). Existen diversas soluciones posibles:

  • Trabaje con su agente a fin de convencer al vendedor para que baje el precio de la casa.
  • Ponga más efectivo para el anticipo, así el banco es responsable de menos.
  • Investigue al tasador. Se supone que los tasadores están familiarizados con el vecindario, pero también miran los valores por escrito de la competencia. Es posible que algunos casos no convencionales de ejecuciones hipotecarias o viviendas en mal estado en una zona decente bajen los números y que el tasador no se dé cuenta de esto. Trabaje con su prestamista para asegurarse de que el tasador cuente con documentación de la competencia que permita la fijación de un valor más alto.

Se podría estar preguntando cuánto dinero perderá si cancela la operación. En cada uno de estos casos, su abogado o agente inmobiliario podría ayudarlo a recuperar la seña. La tarifa correspondiente a la inspección de la vivienda no puede recuperarse.