¿Por qué es obligatorio buscar una vivienda con una preaprobación?

Buscar una vivienda sin calificación previa o sin una preaprobación es como volar a ciegas. Poner toda su información sobre la mesa al principio evita sorpresas al momento de la escrituración y la potencial pérdida de dinero. Profundicemos.

Preaprobación hipotecaria

Un buen inicio: calificación previa

La calificación previa es el proceso a través del cual un prestamista determina vagamente su elegibilidad y el precio de la vivienda que puede adquirir en función de su presupuesto actual y su historial de crédito.

Para obtener una calificación previa deberá entregarle su nombre, su dirección, sus ingresos, sus bienes y su número del Seguro Social al prestamista. El prestamista revisará su historial de crédito y, en función de esa información, determinará si existe algún programa de préstamos al que pueda acceder para comprar su vivienda nueva. (Respire profundo, ¡lo tiene!).

Esta evaluación básica da lugar a mucho malentendido para ambas partes. Puede entregarle al prestamista sus ingresos brutos antes de la deducción de impuestos e información básica sobre los bienes y, accidentalmente, omitir información crítica que podría ser clave para la aprobación real del préstamo. El riesgo es que empiece a buscar viviendas en el rango incorrecto de precios (digamos USD 400 000, en lugar de USD 250 000) o lo que es peor, que redacte un contrato de venta que no pueda completar y pierda la seña que entregó (¡ay!).

Un panorama general sobre la situación económica real: la preaprobación

La preaprobación, una evaluación más pormenorizada de su situación económica, le permite determinar con exactitud la cantidad de dinero que un prestamista está dispuesto a entregarle en función de sus ingresos, bienes y otros datos. Determinar la cantidad exacta de dinero le permitirá centrarse en las viviendas que pueda costear, en lugar de viviendas que estén muy por debajo o muy por encima de su presupuesto.

Para obtener una preaprobación, deberá entregarle al prestamista su nombre, su historial de residencia, sus antecedentes laborales y sus documentos de ingresos correspondientes a los últimos dos años, junto con sus declaraciones de bienes. El prestamista revisará la información para calcular sus ingresos y la relación entre las deudas y los ingresos, y también para evaluar el dinero con el que cuenta para un anticipo y en reservas. La preaprobación lo prepara para buscar viviendas con éxito y podría acelerar el proceso de compra, dado que el prestamista ya cuenta con todos los documentos pertinentes. ¡Hurra!

Buscar una vivienda con ese papel

Una hipoteca con pagos mensuales abrumadores puede generarle problemas a su futuro económico. ¿Quién desea eso? Reunirse con un agente de préstamos con licencia y saber qué puede comprar le dará fuerzas y le quitará el estrés a la búsqueda de una vivienda. Puede buscar la casa de sus sueños y saber que reúne los requisitos para una hipoteca que puede costear.

La calificación previa/preaprobación suele tener una vigencia de 30 días. Una vez que tiene el documento en su poder, empiece a buscar una vivienda. Los programas de crédito cambian con frecuencia; por lo tanto, le conviene moverse. Además, los agentes no mostrarán viviendas sin ese papel.

Tenga en cuenta que en los mercados con mucho movimiento/ajetreados, los agentes inmobiliarios solo aceptarán ofertas con preaprobaciones, no con calificaciones previas.

Una nota sobre lo que no debe hacer

Durante el proceso de obtención de una preaprobación o una calificación previa y también durante el largo período que lleva encontrar una vivienda, deberá evitar realizar ciertas cosas. ¿Por ejemplo? Comprar o alquilar un automóvil, muebles o electrodomésticos, modificar las posiciones de activos, consolidar deudas o cambiar de trabajo. Todas estas acciones pueden afectar su crédito y, potencialmente, su relación entre las deudas y los ingresos. Lo sabemos: la vida sucede; algunas cosas no pueden evitarse. Hable con su prestamista antes de realizar algo que pudiera potencialmente figurar en su informe crediticio.