Cómo mantenerse sumamente atento durante el recorrido final

Se aceptó su oferta, se le aprobó el préstamo, ya se efectuaron las tareas de tasación e inspección y, finalmente, usted firma la documentación. ¡Bien! ¡Listo! ¿O es usted quien está listo? Antes de tomar posesión de su nueva vivienda, es conveniente que la inspeccione una última vez con su agente inmobiliario durante el recorrido final.

Recorrido final

¿Y en qué consiste este?

El recorrido final no es una inspección minuciosa de la vivienda. Ya terminó con las tareas de tasación, inspección e inspección para el control de plagas. Estos profesionales capacitados saben cómo realizar su trabajo.

El objetivo del recorrido final es asegurar que no se haya producido ningún cambio durante el lapso transcurrido entre la aceptación de compra y la posesión efectiva de la vivienda. Su ansiedad por recibir las llaves y mudarse podría ser de tal magnitud que existe la posibilidad de que le reste importancia al recorrido final. No lo haga. Calme la ansiedad un poco y concéntrese en su tarea. Ha realizado la compra más grande de su vida; esta es su oportunidad para asegurarse de que esté recibiendo aquello por lo que pagó.

Cómo prepararse

Antes de su recorrido final, revise la lista del Servicio de listado múltiple (MLS), la tasación, su contrato de compra y el informe de inspección de la propiedad. La lista del MLS y la tasación incluyen fotografías que documentan qué había en la propiedad cuando esta se puso a la venta y qué vio el tasador.

Conozca la diferencia entre bienes inmuebles y bienes muebles. Los bienes inmuebles son aquellos que acompañan a la propiedad y que, por lo tanto, se incluyen en la venta, salvo que específicamente se haya pactado lo contrario en el contrato de compra. Entre los ejemplos de bienes inmuebles se incluyen aparatos empotrados, dispositivos de iluminación, alfombras fijas (pero no tapetes), postigos, etc.

Haga una lista de todos los bienes inmuebles que espera que permanezcan. En ocasiones, el vendedor retira, por ejemplo, los dispositivos de iluminación (¡así es!) y los reemplaza por modelos más económicos. Si bien es menos probable que se retiren los postigos y los aparatos empotrados, también existe esta posibilidad. Anote todo lo que sea importante para usted.

La mudanza puede no haberse efectuado de manera prolija, por lo que el estado de la casa podría haberse deteriorado. Actualmente, a la mayoría de las viviendas se las presenta para la venta; por lo tanto, es probable que cuando la vio por primera vez, la pintura, las alfombras, las molduras y el jardín estuvieran en excelentes condiciones. Las fotografías incluidas en la lista del MLS lo ayudarán a hacer memoria.

Las inspecciones de la propiedad y para la detección de plagas evidenciarán cualquier deterioro físico. Haga una lista de todos los elementos que el vendedor haya acordado arreglar antes de la entrega en depósito en garantía. Es posible que le resulte difícil inspeccionar usted mismo los espacios ocultos (ático o espacio de rastreo). Supongamos que, de acuerdo con las inspecciones, se recomendó retirar las maderas sobrantes del espacio de rastreo; solicite una certificación a la compañía a cargo del control de plagas en la que conste que se completó el trabajo y asegúrese de que el vendedor la haya refrendado.

En el caso de los elementos visibles, simplemente asegúrese de que figuren en su lista de inspección. Por ejemplo, si en los informes se indica que el calentador de agua no está bien sujeto, esto es algo que se puede advertir fácilmente.

Imprima las fotografías de la lista del MLS y de la tasación, y llévelas cuando realice el recorrido final.

Finalmente, revise su contrato de compra (y la adenda) y realice una lista de los bienes muebles que el vendedor acordó incluir. Ya equipado con las fotografías y sus listas, está listo para el recorrido final.

Tomar en serio la visita

Recuerde que esta es una reunión de negocios. No espere hasta el último minuto, cuando ya sea demasiado tarde para corregir los problemas, e insista en contar con suficiente tiempo para inspeccionar todo en el recorrido final.

Recuerde que ya se efectuaron todas las inspecciones profesionales; está buscando problemas menores que, no obstante, son importantes. Controle todos los elementos que figuran en sus listas. Utilice las fotografías para asegurarse de que no se haya cambiado nada como, por ejemplo, los postigos.

Encienda todas las luces, abra todos los grifos y ponga en marcha todas las piezas de plomería para asegurarse de que funcionen. Ponga cada pieza en funcionamiento brevemente. (No olvide el triturador de residuos). Tome notas y fotografías. Si hay algo que deba arreglarse, le sugerimos que lo haga de inmediato, antes de la entrega en depósito en garantía.

Pídale a su agente inmobiliario que lo acompañe y que también tome nota. Podrá informarle si tiene derecho a solicitar algo y ayudarlo a detectar detalles que usted podría pasar por alto.

Cuando llegue a su vivienda, revise los informes, la lista del MLS, sus notas y fotografías por última vez. Envíele un mensaje a su agente para confirmarle todo lo que se acordó durante la inspección y cualquier detalle nuevo que se haya advertido posteriormente.

Finalmente, si alguien promete que se encargará del asunto después de la escrituración, asegúrese de que esto conste por escrito. La mayoría de las personas son buena gente. Cualquier variación respecto de lo que usted esperaba probablemente se deba a algún malentendido. Dele tiempo para que lo corrija.

Luego múdese a su nueva vivienda con la tranquilidad de saber que está recibiendo exactamente aquello por lo que pagó. ¡Felicitaciones!