Cómo encontrar el agente inmobiliario adecuado

Si eres como la mayoría de primeros compradores de viviendas, estarás agobiado con el quehacer diario. Es una verdadera lata, así que ¿por qué esperar menos de tu agente inmobiliario? Encontrar a alguien que comprenda tus necesidades y sepa lo que hace, convertirá la tarea de comprar una casa en algo un poco menos agotador.

how to choose a real estate agent

Obtén recomendaciones, pero investiga después

Empieza preguntando a tus amigos y familiares por agentes que les gusten. Por cierto, ayuda comenzar con una lista de agentes que ya hayan trabajado para compradores. Haz también una visita al barrio que te guste: pide recomendaciones a los vecinos, apunta la información de contacto que veas en los carteles de venta en los alrededores y charla con los agentes en los eventos de puertas abiertas. Una vez que tengas una buena lista de candidatos, haz algo de investigación en serio. Primero, mira los perfiles y comentarios en internet. Después, confirma en la Comisión de bienes raíces de tu estado que la licencia de cada agente es válida y no ha recibido quejas. (También deberías comprobar si hay quejas en la Oficina de información al consumidor).

Elige a tus favoritos y entrevístalos

Lo más probable es que dos o tres agentes destaquen sobre el resto. Es hora de hablar con cada agente y ver qué sensación te da su experiencia, estilo y motivación. Estas son algunas preguntas que deberías mencionar en la conversación:

  • ¿Cuántos años has trabajado en el mercado inmobiliario?
  • ¿Trabajas como agente a tiempo completo?
  • ¿A cuántos compradores como yo has ayudado?
  • ¿Cuántas casas has ayudado a comprar en este barrio?
  • ¿Qué estrategias empleas a la hora de ayudar al comprador en una situación de guerra de ofertas o, aún mejor, para conseguir el mejor trato?
  • ¿Con qué frecuencia envías listados a los clientes? ¿Cómo compartes esa información?
  • ¿Cuántas casas muestras a un cliente?
  • ¿Con cuántos clientes trabajas al mismo tiempo? ¿Trabajas solo(a) o formas parte de un equipo?
  • ¿Cuál es la forma más sencilla de ponerse y mantenerse en contacto contigo?
  • ¿Es necesario firmar un contrato? Si es así, ¿puedo revisarlo? ¿es negociable?
  • ¿Trabajas con un prestamista específico o puedes recomendarme prestamistas, inspectores inmobiliarios y otros profesionales del sector inmobiliario?
  • ¿Cuál es tu honorario? ¿Quién paga tus servicios?
  • ¿Podrías darme la información de contacto de al menos tres clientes con los que hayas trabajado?

Al final de la conversación, repasa las respuestas. Estás buscando a un profesional con experiencia, que conozca el barrio que te gusta, que haya ayudado con éxito a otros compradores de ese barrio, que te dé un servicio personalizado, escuche tus necesidades y dé la cara por ti cuando haya que hacer una oferta. Es muy importante que estés cómodo con esta persona. Piensa que pasarás horas en el auto con tu agente mientras te lleva a visitar casas.

Acuerdos entre comprador y agente

En el contrato se debería especificar el tipo de propiedad que estás buscando, las responsabilidades del agente, cuánto y cuándo se le pagará al agente (normalmente una comisión pagada por el vendedor) y cuánto durará el contrato. Si un agente te pide un contrato firmado (y en algunos estados es obligatorio), asegúrate de que entiendas todos los términos, y no tengas miedo de negociar. ¿No eres partidario(a) de los contratos exclusivos? Pide un acuerdo a corto plazo o un contrato no exclusivo que te permita trabajar con otros agentes. Y asegúrate de que hay una cláusula que te garantice una salida si el agente no satisface tus expectativas.

Terminar la relación con tu agente

A veces pasa. Tu agente es holgazán o molesto y no trabaja en tu beneficio. Aquí es cuando los términos que negociaste con el agente te serán de gran ayuda. Dejar a un agente en estos casos requerirá una simple llamada o un correo electrónico. Si no negociaste los términos o no firmaste un contrato, primero habla con el agente para expresarle tus preocupaciones y requerimientos, y pedirle que te libere como cliente. Si te encuentras con resistencia, contacta con el jefe del agente. Quizás él/ella tenga la disposición de asignarte un nuevo agente o acepte el final de su relación profesional. Si realmente ya no puedes más, no dudes en reunirte con un abogado inmobiliario, que te guiará por todos los pasos adecuados a realizar y te informará de los pagos, comisiones, etc. que debas afrontar, si los hubiera. Una vez de que te hayas liberado de tu agente, comienza a realizar entrevistas a nuevos agentes, esta vez prestando mayor atención a tus necesidades y deseos.