Antes de que se vuelva loco por una vivienda que necesita reparaciones

Imagine la situación: durante una simple renovación de la cocina, un contratista descubre un daño sumamente grave, y lo próximo de lo que usted se entera es que se deberán tirar paredes y que la mitad del interior de la casa está destruida. Eso está más que bien si contempló la posibilidad de sorpresas desde el inicio. Pero si no lo hizo, la corrupción del alcance puede provocarle mucha angustia y presión económica.

Cuando esté buscando una propiedad que necesita reparaciones, es importante que evalúe el riesgo involucrado en diversos proyectos de remodelación. ¿Se trata de simples arreglos estéticos o de algo más costoso? Para diferenciar estos tipos de arreglos, empiece por dividir los sistemas de la vivienda en tres categorías principales: sistemas centrales, sistemas arraigados y sistemas desechables.

propiedad que necesita reparaciones

Sistemas desechables: completamente renovables

Estos sistemas, que requieren mantenimiento y reparaciones regulares, incluyen calentadores de agua, aparatos, acabados en cocina y baños, muchas cubiertas de tejados, pintura, pisos, pisos de madera expuestos y equipos de calefacción y refrigeración. Si el alcance total de la renovación de una vivienda es modernizar los sistemas desechables, la casa se encuentra realmente dentro de la categoría de “reparaciones estéticas”. Estos proyectos de remodelación pueden quedar a cargo de, incluso, propietarios de viviendas con menos experiencia. Tenga en cuenta estas “casas de hojas de cálculo”, dado que pueden calcularse con certeza los costos estimados de la renovación en una hoja de cálculo.

Sistemas arraigados: se requiere cierta experiencia

La modernización de estos sistemas es más complicada que la de los sistemas desechables porque están arraigados en la construcción. Entre los sistemas arraigados se incluyen el revestimiento y las molduras, las ventanas, el cableado eléctrico, la plomería y el aislamiento de paredes. El riesgo es REAL si toma una casa que necesita importantes modernizaciones en los sistemas arraigados. Probablemente, esté abriendo paredes y descubra sorpresas que impliquen la ampliación del alcance del proyecto. Los propietarios de viviendas con más experiencia y mayor tolerancia al riesgo, y los restauradores tienen un mejor perfil para encarar estos proyectos de reparación.

Sistemas centrales: se debe proceder con precaución

Estos sistemas (cuyo arreglo o modernización son difíciles o, incluso, imposibles) incluyen cimientos y armazón, el lugar, la línea del tejado, el acceso y la planta. Renovar una casa con problemas de cimientos, de desagüe y daños en el armazón de madera provocados por plagas es riesgoso. Determinar dónde comienzan y terminan estos proyectos es una incógnita. Modificar una planta existente o realizar algún agregado es un proyecto de gran envergadura con un costo incluso más grande por metro cuadrado. Añada modernizaciones necesarias a sistemas arraigados y desechables, y estará frente a una renovación sumamente cohesiva y compleja. Al tener en cuenta las casas en esta categoría, compare el valor de la tierra con el valor de la casa; no querrá pagar demasiado por la casa.

No intente hacerlo solo

A fin de obtener una perspectiva sistemática de su casa, contrate a un inspector de viviendas con experiencia (en lo posible, antes de realizar una oferta). Durante una inspección exhaustiva, el inspector revisará los sistemas de la casa que se mencionaron anteriormente. El inspector también buscará indicios que podrían indicar la presencia de problemas ocultos o escondidos y señalar diseños o instalaciones que presentan un riesgo. Analice estos hallazgos detectados en la inspección de la vivienda junto con este filtro de sistemas centrales, arraigados y desechables para que lo ayuden a determinar si puede manejar la compra y renovación de la vivienda.