Mejorar o construir una vivienda con un préstamo de VA

Tienes entre cejas una casa venida a menos para arreglarla, o quizás te entusiasma la idea de construir una casa a medida que se ajuste a todas tus necesidades. ¿Se puede usar un préstamo hipotecario de VA para pagar por el mejoramiento o la construcción de una vivienda?

La buena noticia es que sí, las mejoras y las construcciones están cubiertas. Lo difícil es encontrar una institución de crédito que ofrezca este tipo de programas.

Comprar una casa que necesite algunas reparaciones

Un prestatario elegible de VA puede comprar una propiedad y además pedir prestado el dinero suficiente para realizar las reparaciones y mejoras necesarias. Las mejoras permitidas incluyen reparaciones estéticas, actualizaciones y cualquier mantenimiento aplazado, como reparaciones de techos, sistemas de calefacción y aire acondicionado, y pisos.

¿Cómo funciona? Primero, el prestatario contrata a un contratista con licencia, quien elabora un presupuesto que especifique el tipo de mejoras necesarias, el tiempo que se precisará para realizarlas y su costo. Luego, el prestatario le envía a la institución de crédito esta lista detallada de mejoras, la oferta del contratista y además la solicitud del préstamo de VA. La institución de crédito analiza las mejoras y solicita un avalúo de la propiedad, el cual estará sujeto a la realización de las mejoras. De este modo, el comprador que califique para un préstamo de VA no solo estará pidiendo prestado el monto necesario para comprar la casa, sino también el que se utilizará para realizar las reparaciones.

Pero hay que cumplir con ciertas normas: el trabajo debe completarse dentro de los tres meses posteriores a la fecha del acuerdo y el costo no puede se mayor a $35.000. El monto total del préstamo debe ajustarse a los límites de las prestaciones de VA que garantizan préstamos de hasta $424.100 (más altos en regiones clasificadas como de “alto costo”).

Construye la casa de tus sueños con la ayuda de VA

La mayoría de los préstamos para construcción se emiten solamente por el mismo período de tiempo que se necesita para completar el proyecto y luego se sustituyen por un préstamo permanente. También hay préstamos de "un solo cierre" que combinan el financiamiento para la construcción con el financiamiento permanente.

Este es un ejemplo de cómo podría ser la construcción de una vivienda financiada por VA: el financiamiento de un comprador es aprobado sin inconveniente y este le presenta a la institución de crédito un presupuesto elaborado por un constructor matriculado, quien debe estar acreditado como constructor de VA y ofrecer un año de garantía por la casa. La institución de crédito utiliza este presupuesto para determinar el valor de la vivienda después de la construcción (por ejemplo, $300.000 más un extra para cubrir cualquier gasto adicional que se presente durante la construcción). El comprador puede adquirir el terreno por separado o incluir el costo de este dentro del monto del préstamo.

Para proteger a los compradores elegibles para VA, la institución de crédito no permite que el constructor tenga acceso inmediato a todo el dinero. Al concretar el cierre (lo cual sucede antes de comenzar la construcción), se libera dinero para la compra del terreno (si es el caso). El monto restante se mantiene en custodia y se libera paulatinamente a medida que se logran ciertos hitos. La institución de crédito podría facilitar $10.000 para preparar el lugar de la obra. El constructor realizará la preparación del terreno y la institución de crédito enviará a un inspector para asegurarse de que el lugar de la obra esté listo y cumpla con los requisitos mínimos para propiedades de VA. Entonces, la institución de crédito liberará la siguiente serie de fondos y así sucesivamente hasta que la vivienda esté terminada. Una vez que la casa esté construida, la institución de crédito le pagará el adeudo restante al constructor, y el préstamo de construcción se reemplazará por un financiamiento permanente.

Aunque el préstamo hipotecario de VA podría utilizarse para financiar la construcción, encontrar una institución de crédito de VA que pueda encargarse del financiamiento por fases y las múltiples inspecciones puede resultar todo un desafío. ¿Existe una mejor opción? Obtener un préstamo de construcción que no sea de VA con una institución de crédito, y una vez que la casa esté terminada, sustituir este préstamo por un préstamo hipotecario de VA.