Adaptar la casa de un veterano con el subsidio SAH

Hay varias ventajas disponibles en relación con las casas de los veteranos. El préstamo hipotecario de VA, que se utiliza para financiar la vivienda de un propietario, es probablemente una de las que mejor conocemos. ¿Alguna vez oíste hablar del subsidio para la vivienda con adaptaciones especiales (SAH)? Está disponible para veteranos y personal activo que esté recibiendo o que vaya a recibir retribuciones por discapacidad como resultado de lesiones relacionadas con sus actos de servicio. Es bastante increíble.

Aclaración: esto no es un préstamo y no hay pagos mensuales. No tiene que pagar por el subsidio SAH.

Fines y gastos cubiertos

El subsidio SAH puede utilizarse para adaptar un espacio residencial a las necesidades de un veterano discapacitado. Las adaptaciones pueden incluir:

  • Ensanchamiento de puertas para facilitar el uso de la silla de ruedas
  • Bajada de gabinetes y estanterías
  • Instalación de entrada sin escalones (rampa o sistema elevador)
  • Ensanchamiento de pasillos
  • Adaptación de la cochera y del espacio para ubicar mejor un carro y para la salida del vehículo
  • Adaptación de baños para ajustarlos a la silla de ruedas mediante la instalación de pisos antideslizantes y de barras de apoyo para la ducha
  • Instalación de cabinas de ducha
  • Bajada de interruptores de pared

Se cubren dos situaciones diferentes: pagar la totalidad o una parte de la construcción de una casa nueva, pagar las adaptaciones de una casa ya existente o pagar el saldo principal de una hipoteca de un hogar previamente adaptado. También es un subsidio “temporal” que puede utilizarse para adaptar la casa de un miembro de la familia en la cual viva o vaya a vivir un veterano.

Solicitud y proceso de aprobación

El veterano no solicita el subsidio a un prestamista de hipotecas apto, sino que tiene que solicitarlo directamente al centro regional de Asuntos de Veteranos más cercano para completar y enviar el formulario DD y el 26-4555.

El subsidio SAH está disponible en cualquier momento; los veteranos no tienen plazos de solicitud.
Para determinar si eres apto para el subsidio SAH, un agente encargado de la SAH estudiará la solicitud, revisará el porcentaje de discapacidad del solicitante, se asegurará de que el solicitante puede valerse físicamente para vivir en la casa y comprobará su capacidad crediticia y financiera. Si el subsidio se va a utilizar para una construcción nueva o para remodelar una casa que se va a comprar, solo es necesaria la carta de aprobación de un prestamista autorizado por el Departamento de Asuntos de Veteranos.

Ponerse manos a la obra y proteger los intereses del veterano

Una vez que se determine que eres apto, un agente encargado de la SAH realizará una visita a domicilio para explicar detalladamente el proceso y para identificar qué planificación es la más adecuada bajo las pautas de la SAH. El veterano puede escoger a su propio contratista autorizado; no hay ninguna lista oficial de contratistas aptos para la SAH.

El veterano debe proporcionar al menos tres ofertas por separado de contratistas según las necesidades de la obra e identificarlas para el agente encargado de la SAH. El contratista seleccionado suministrará los planes de construcción completos y las especificaciones. Luego de que el veterano y el contratista firmen un contrato de depósito en garantía, el subsidio se depositará en el fideicomiso; el agente encargado de la SAH gestionará los pagos de los fondos en cada etapa del proceso de construcción.

Beneficio máximo para veteranos

En 2017, el total del subsidio SAH es de $77.307. La cantidad se ajusta una vez al año, según un índice de de costos de construcción establecido. El veterano puede realizar tres solicitudes por separado, siempre y cuando no supere el importe máximo.